Contents of: Colectánea de Jurisprudencia Canónica. 1976, #5 [Magazine]

 
Page 1 of 1. Results: 10. Sorted

Article

Colectánea de Jurisprudencia Canónica. 1976, #5. INDICE

See  •  Download  •  Details • 
Export ▼
 •  Add to my dossier Remove from my dossier  • 

Article

Colectánea de Jurisprudencia Canónica. 1976, #5. PORTADA

See  •  Download  •  Details • 
Export ▼
 •  Add to my dossier Remove from my dossier  • 

Article

Colectánea de Jurisprudencia Canónica. 1976, #5. SUMARIO

See  •  Download  •  Details • 
Export ▼
 •  Add to my dossier Remove from my dossier  • 

Article

Colectánea de Jurisprudencia Canónica. 1976, #5. Pages 9-23

Tribunal. La actora, a su vez, en el propio acto, "se afirma y ratifica en el escrito de Ia demanda con Ia salvedad de que no solicita Ia declaración de culpabilidad contra el esposo, por considerar que las causas que amparan Ia sepa-ración postulada derivan de una imposibilidad de vida conyu_ gal por circunstancias que no son imputables a ninguno de los cónyuges". EL DUBIO quedó establecido en Ia siguiente fórmula: "Sl HA LUGAR A LA SEPARACIÓN CONYUGAL EN FAVOR (O SOLICITADA POR EL) DEL CONYUGE Da.M. por Ia causa de VIDA EN C£ MUN DEMASIADO DIFICIL". k.- Abierto el juicio a prueba, Ia parte actora propuso Ia declaración de dos testigos; Ia cual, una vez practicada, se publicaron los autos y sucesivamente se tuvo por conclusa Ia causa. Una y otra parte presentaronsuescr_^ to final de defensa sustentando una idéntica tesis en favor de Ia separación en el presente caso. A continuación el Ministerio Fiscal emitió su dictamen. 5.- A Ia actora, en atención a su situación econo_ mica, se concedió Ia reducción de expensas hasta un cincuer^ ta por ciento de Io devengado

See  •  Download  •  Details • 
Export ▼
 •  Add to my dossier Remove from my dossier  • 

Article

Colectánea de Jurisprudencia Canónica. 1976, #5. Pages 25-32

See  •  Download  •  Details • 
Export ▼
 •  Add to my dossier Remove from my dossier  • 

Article

Colectánea de Jurisprudencia Canónica. 1976, #5. Pages 33-85

19-~ Deliberadamente hemos dicho que Ia locura impide el uso de razón no en absoluto, sino en determinadasci£ cunstancias. Es decir, que no produce Ia nulidad del matrimo nio cualquier locura, o amencia, o, como quiere Ia moderna terminología, cualquier proceso demencial-contractual. Pues tal amencia, por razón del tiempo, debe preceder al matrimonio, actuando, ciertamente, en ese preciso momento en que los contrayentes se dan y aceptan mutuamente el "ius in corpus, perpetuum et exclusivum, in ordine ad actus per se aptos ad prolis generationem"(can.108l,$ 2). Porrazón de Ia entidad gnoseológica, o de Ia intensidad, es preciso que tal amencia impida el uso de razón que sea correspondiente y proporcionadopara realizar un contrato tan grave como Io es el matrimonial, que lleva consigo unas cargas que han de durar por toda Ia vida de los cónyuges. En este sentido leemos en una coram BRENNAN, de 29-XI-55: "Nec sufficit simplex usus rationis. qualis habetur in impubere septennio maiore, sed requiritur discretio proportionata contractui, cui incumbunt onera, sane graviora et perpetua. Discretione i u d i c i i deficiente seu cognitione ex parte intellectus et consequenti deliberatione voluntatis, deest consensus" (S.R.Dec.,^7(1955)n.2,p.79A). 20.- Sea por las casi innumerables causas psiquia-tricas existentes entretodo t i p o d e gentes y lugares, sea tarn^ bíén por Ia frecuente jurisprudencia canónica matrimonial, no hay duda de que los procesos esquizofrénicos ostentan unatri^ te primacía sobre los demás procesos demenciales que impiden el uso de razón y que, por Io tanto, las personas afectadas por esos procesos son incapaces de prestar un consentimiento

See  •  Download  •  Details • 
Export ▼
 •  Add to my dossier Remove from my dossier  • 

Article

Colectánea de Jurisprudencia Canónica. 1976, #5. Pages 87-134

Por su trascendencia canònica y por su indisolubilidad sacramental el consentimiento matrimonial se regula por esta excepción prevista en el c. 103 y expresamente determinada por el par. 1° y 2° del c.108?. 6.- Efectivamente, para proteger al máximo Ia libertad de los contrayentes y Ia prestación responsable del consentimiento matrimonial, Ia legislación canónica invalida el consentimiento emitido bajo coacción moral o miedo grave inferido injustamente por una causa externa (c.1087, par.10). El Codex es taxativo en cuanto a 1as condiciones requeridas para que el miedo invalide el consentimiento. Hasta el punto de que cualquier otra clase de miedo, aunque provoque o impulse al consentimiento matrimonial o sea causa del acto consensual, no afecta a Ia validez del matrimonio. En cambio, no está taxativamente determinada Ia relación que el miedo inducido haya de tener con el mismo matrimonio, a saber: si se requiere que el miedo sea directo, Inducido "en orden a arrancar el consentimiento matrimonial", o simplemente indirecto, en el cual, aun siendo causa adecuada de Ia prestación del consentimiento, no es esta prestación del consenso Ia intención o finalidad directa del injusto inductor. El Codex no pretendió d i r i m i r Ia discusión clasica entre los canonistas en este punto. Por ello expresó simplemente Ia relación entre el miedo y el consentimiento con una fórmula vaga e indeterminada: "para librarse del cual se pongaa1 contrayente en Ia precisión de elegir el matrimonio (c.1087,par. 1°). 100

See  •  Download  •  Details • 
Export ▼
 •  Add to my dossier Remove from my dossier  • 

Article

Colectánea de Jurisprudencia Canónica. 1976, #5. Pages 135-150

La doctrina canònica y Ia Jurisprudencia de los Tr^ bunales están de acuerdo en mantener que, para que el adulterio sea causa legal de Ia separación conyugal perpetua, además de los requisitos señalados en el c. 1129,ha de ser consumado por Ia unión carnal, formalmente consentidc, es decír deliberado y líbre, y moralmente cierto. La consumación del adulterio exige Ia realización de Ia cópula carnal no siendo suficientes otros actos torpes adulterinos "ni Ia mera intención o deseo de fornicar incluso manifestado externamente". En una sentencia de Ia S. Rota Romana (30, Mayo, 1938), se aplica esta doctrina apreciando que si bien en los autos constaba el deseo de Ia demandada de v i v i r mas intensa y líbremente el amor que profesaba a su amante, faltaba Ia prueba de haberse cometido el adulterio, puesto que el mero amor desordenado o el deseo manifestado con palabras no cons^ títuye verdadero adulterio que sea causa de separación perpe^ tua. 8.- En cuanto a Ia prueba de consumación del adulterio, Ia jurisprudencia canónica siempre ha sido estrictamente exigente. La prueba del adulterio formal y consumado resulta d i f í c i l teniendo en cuenta las circustancias de secreto en que suele cometerse.Por otra parte es p r i n c i p i o universalmer^ te aceptado en teorfa y en Ia práctica judicial que nadie puede ser privado de sus derechos sín causa suficiente; y en caso de duda debe favorecerse al reo

See  •  Download  •  Details • 
Export ▼
 •  Add to my dossier Remove from my dossier  • 

Article

Colectánea de Jurisprudencia Canónica. 1976, #5. Pages 151-205

2.- V. presentó demanda de declaración de nulidad de su matrimonio en base a los siguientes hechos: a principios del año mil novecientos treinta y siete él empezó a te ner relaciones con una joven, natural y residente de C.,lla_ mada M.Q. Tales relaciones continuaron epistolarmente cuar^ do en septiembre del mismo año V. se incorporó a filas,sier^ do frecuente Ia correspondencia mientras C. estuvo en manos de los republicanos, y esporádicas una vez este pueblo pasó a manos de los nacionales. M.Q. era Ia joven que él quería y amaba, y con Ia cual él deseaba contraer matrimonio. Reir^ corporado al hogar paterno una vez finalizada Ia guerra, V. regresó contodas las consecuencias de haber militado en los frentes de Ia misma, acusando un estado neurótico tan típico de los excombatientes, que precisó tratamiento médico del Dr. P., facultativo de C. A esta circunstancia anímica y psicológica se unía su edad relativamente avanzada, careciendo de oficio y beneficio, dependiendo totalmente de Ia benevolencia de sus padres, pues hasta entonces no había he^ cho otra cosa que, primero estudiar, y luego hacer Ia gue-rra, siendo por todo ello muy vulnerable a cualquier tipo de coacción. Los padres de V. se opusieron a sus relaciones con M.Q. por ser ésta de condición social inferior a él y por pertenecer a una familia que se había significado duran^ te Ia guerra por su republicanismo o quizás porque ya tenían destinado para él a su futura consorte M. Los padres ejercieron sobre V. toda clase de coacciones para que terminara sus relaciones con M.Q., amenazándole con echarle de casa, separarlo de Ia f a m i l i a v desheredarle. A todas eMa^ r i r - -

See  •  Download  •  Details • 
Export ▼
 •  Add to my dossier Remove from my dossier  • 

Article

Colectánea de Jurisprudencia Canónica. 1976, #5. Pages 207-245

MORALES IMPUTABLES AL ACTOR EN DEMANDA DE NULIDAD Y DEMANDA DO EN LA DE RECONVENCIÓN POR SEPARACIÓN CONYUGAL" (f.4j),

See  •  Download  •  Details • 
Export ▼
 •  Add to my dossier Remove from my dossier  •